Ann R Coll Surg Engl 2010; 92: 131–135

La corrección de los factores fisiológicos que contribuyen a  la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es sólo posible gracias a la funduplicatura quirúrgica y, desde el advenimiento de la funduplicatura laparoscópica por Dallemagne et al. en 1991, es una opción cada vez más atractiva para los pacientes debido a la baja morbilidad y la reducción en gran medida de la estancia hospitalaria. Como resultado, la cirugía antirreflujo por vía laparoscópica (LARS) se ha convertido en el estándar de oro en el tratamiento quirúrgico de la ERGE. Lundell y cols. informaron un seguimiento a 7 años comparando los resultados en los pacientes asignados al azar a a tratamiento con inhibidores de la bomba de protones o a cirugía antirreflujo abierta, y la cirugía ha demostrado ser más eficaz para controlar los síntomas generales de la enfermedad, pero las quejas después de la funduplicatura fueron problemáticas. Las tasas de fracaso de la cirugía antirreflujo por vía laparoscópica (LARS) varían de 2-30%. Un grado de insuficiencia anatómica es común, y el fallo más común es la herniación intratorácica. En este estudio se evaluó la integridad anatómica de la reparación crural y la funduplicatura con marcaje de Liga clips colocados en el momento de la cirugía y se comparó con el resultado sintomático. Leer artículo…

Acerca de amcgmx

Somos la organización médica líder ante la comunidad médico-quirúrgica y la sociedad con presencia nacional e internacional. Nuestros Valores son: Compromiso, responsabilidad, honestidad, profesionalismo, respeto, humanismo, calidad y trato digno. Misión Proporcionamos educación y actualización permanente de los cirujanos generales para un mejor desempeño en su actividad médico-quirúrgica, con alto compromiso social y respeto a la dignidad humana.

Los comentarios están cerrados.